Finanzas básicas para tu PyME. ¿Cómo hacer un estado de flujo de efectivo?

Finanzas básicas para tu PyME. ¿Cómo hacer un estado de flujo de efectivo?

En esta tercera parte de nuestra guía de finanzas básicas, en la que descubrirás cómo hacer un estado de flujo de efectivo para tu empresa* 

Ya llegamos al último reporte: el flujo de efectivo. El fundador de Nike, Phil Knight, estuvo muy cerca de la bancarrota varias veces y en esos momentos solía decirle a sus banqueros que su negocio no estaba quebrado, simplemente no tenía dinero. Es una noción contraintuitiva, pero Phil, que era contador antes de diseñar y vender tenis, entendía que ser rentable y tener dinero pueden ser dos cosas muy diferentes. El reporte de flujo de efectivo nos puede decir por qué. 

En el caso de la tortillería es fácil ver si generamos o perdimos efectivo. Básicamente generamos $7 pesos en el periodo y eso se fue a la caja. Si empezamos con $20 pesos y generamos $7 pesos, acabamos con $27. Este método es conocido como el método directo y, en caso sencillos, es suficiente. Sin embargo, en un negocio real hay muchas más complicaciones que pueden afectar el efectivo sin necesariamente tener un impacto en la rentabilidad. Típicamente los flujos se agrupan en tres categorías: 

 

  • Operaciones: Imaginemos que las ventas que hicimos no fueron de contado sino a crédito. Podríamos decir que vendimos los mismos $100 pesos, pero como no hemos cobrado, el efectivo aún no ha entrado a nuestras cuentas. O, al revés, imaginemos que los ingredientes que compramos nos los financiaron a 30 días, algún día tendremos que pagarlos, son un costo que existe este mes y se refleja en la utilidad pero, en este caso, el efectivo lo seguimos teniendo nosotros. Es el mismo negocio con los mismos márgenes, pero ¿prefieres financiar a tus clientes o que tus proveedores te financien a ti? Aquí hay que tomar en cuenta la depreciación, pero la dejaremos para más adelante. Por ahora pensemos que la utilidad en el mes no es necesariamente lo mismo que el movimiento del efectivo. 

 

  • Inversión: Ahora supongamos que tomamos $10 pesos de nuestra caja y compramos una extensión para nuestra maquinaria. Nuestro efectivo disminuiría, pero no diríamos que perdimos ese dinero, sino que le agregamos valor, o un activo, al negocio. No afecta la utilidad pero sí el efectivo. 

 

  • Financiamiento: Por ejemplo, si recibimos un préstamo de un banco o dinero de un inversionista, el dinero en la caja incrementa. Pero tal aumento no se traduce en un incremento de la utilidad. Lo mismo sucede si pagas una deuda o le devuelves el dinero a un inversionista. 

 

Un estado de flujo de efectivo típicamente nos diría cuánto dinero había en la caja cuando empezó el periodo y cuánto dinero se fue en cada una de estas tres categorías. Con un ejemplo sencillo, así se vería un estado de flujo de efectivo: 

 

 

Es un caso sencillo y casi trivial. Teníamos $20 pesos y solo incrementamos el efectivo por nuestras operaciones, que fueron todas de contado. No invertiremos ni tomamos más financiamiento. Veremos cómo es relevante este ejercicio cuando tenemos más complicaciones en el negocio. 

 

Una frase común en el mundo de los negocios es cash is king. Se ha ganado a pulso su lugar: si tenemos un gran negocio en papel, pero no tenemos dinero para operar estamos perdidos. Y viceversa: un negocio puede perder dinero contablemente pero sostenerse si logra generar efectivo de alguna forma, como por ejemplo las famosas startups que hoy en día pierden dinero pero reciben constante inversión. Una nota importante: cash, efectivo y caja son términos que se usan de forma intercambiable, ¡aunque en la mayoría del tiempo ni es cash ni está en la caja! Se suele tener en una cuenta bancaria.  

 

¡Perfecto! Ya revisamos los tres reportes de un caso sencillo. Ahora vamos a introducir algunas complicaciones para acercarnos a un caso de la vida real. 

Unos ejemplos más complejos (y más cercanos a la realidad) 

¡Ahora sí viene lo bueno! No te espantes, mientras más conozcas este lenguaje, mejor podrás entender lo que pasa en la historia de un negocio. Retomemos el caso de la tortillería Buffet, los datos se ven así: 

 

  • Le metimos $100 pesos de nuestro dinero, es capital. 
  • Pedimos un préstamo de $120 pesos, es pasivo. 
  • Con ese dinero compramos una máquina de $200 pesos.
  • Vendimos $100 pesos de tortillas.
  • Compramos ingredientes y nos costaron $40 pesos.
  • Pagamos $50 pesos de sueldos.
  • Pagamos 30% de impuestos de nuestra utilidad bruta.  

 

Y ahora agreguemos un par de puntos más cercanos a la realidad:  

 

  • De los $100 pesos que vendimos nos pagaron $70 de contado y los otros $30 nos los deben. 
  • Pagamos la mitad de nuestros ingredientes de contado ($20 pesos) y nos dejaron pagar la otra mitad a 60 días. 
  • De nuestro préstamo de $120 nos cobraron $2 pesos de intereses al mes.
  • Pagamos $10 pesos de los $120 que debíamos del préstamo. 
  • Como nos fue bien, decidimos invitar a un inversionista que aportó $100 pesos más, que se consideran capital.  
  • Usamos esos $100 pesos de capital para comprar otra máquina de tortillas. 

 

Como en cualquier negocio salió dinero, entró dinero, pasaron cosas buenas y malas. Pero, ¿perdimos dinero o ganamos dinero?, ¿estamos usando bien los recursos?, ¿cómo va la empresa?, ¿vale la pena pagar el préstamo? En mi experiencia, como operador de un negocio, así me siento en el transcurso del mes: opero y espero que todo vaya bien, pero viendo los datos sueltos es imposible sacar conclusiones. Al final del mes, cuando están listos los estados financieros, puedo sentarme a analizarlos y entender lo que está pasando. Con un poco de práctica, leer estados financieros pasa de ser una experiencia tediosa a darnos un sentimiento de saciedad. Se siente como llegar a casa después de un día largo. Lo que sigue es traducir estos datos a estados financieros y tendremos un ejemplo un poco más cercano a la realidad. 

Acerca de Creze

Creze es una plataforma que ofrece préstamos en línea para pequeñas y medianas empresas en México. La empresa busca impulsar el crecimiento y el potencial de las PyMEs y busca apoyarlas con financiamiento de forma rápida, eficiente y flexible.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *